Johnny Fernández Rojas – Desaires universitarios de “San Simón” a Quillacollo

La popular sentencia: “por sus obras os conoceréis”, retoma actualidad en Quillacollo, en este caso, por la presencia de la Universidad Mayor de San Simón, en este municipio.

Probablemente, por pretender atender la “demanda” estudiantil de esta región, desde hace más de una década esta Superior Casa de Estudios, improvisó en Quillacollo dos filiales, cuyas experiencias académicas, definitivamente pasan desapercibidas.

Una de ellas, empezó a funcionar en un vetusto ambiente de la desaparecida Empresa Nacional de Ferrocarriles, para ese propósito, los primeros estudiantes, tuvieron que ingeniarse condiciones para el desarrollo de la actividad académica, desde la pintura y el arreglo del inmueble. Todo porque les aguardaría un halagüeño porvenir.

Actualmente, y como una señal de menosprecio y desconsideración, la “UMSS”, se trasladó a un camerino del Estadio Municipal de Colcapirhua, espacio donde las condiciones para el proceso enseñanza-aprendizaje, según testimonios, lindan con la notoria informalidad

Ese tratamiento no es digno para un centro de formación de educación superior, es decir, que la administración de la UMSS, la ignoró. Y sólo por la férrea voluntad de esa minúscula familia universitaria, aún sigue en pie.

En 1999, la otra instancia universitaria fue establecida en un predio que perteneció a uno de los “barones” del estaño. Condición que la hace privilegiada por la propiedad del inmueble, pero el fruto del proceso académico, genera dudas, por su ausencia en la relación a la vocación productiva del municipio.

Los productores artesanales, los ganaderos rústicos, la menguada agricultura y los otros sectores afines al área rural, depositaron sus esperanzas en los potenciales profesionales de esta filial, pero al parecer el enclaustramiento de los mismos, los aisló de su entorno.

Convenios deshonrados

Con seguridad, existen una serie de convenios entre la UMSS y la Alcaldía de Quillacollo, a ellos, se accedió en apuntes contemporáneos y parciales.

El 12 de diciembre de 2012, el alcalde de Quillacollo Charles Cristhian Becerra Sejas, y el rector de la Universidad Mayor de San Simón Lucio Gonzales Cartagena, firmaron un convenio “para promover y fortalecer de manera conjunta investigaciones, estudios, programas de formación, asistencia técnica y científica, capacitación, planificación, supervisión y formulación de proyectos a requerimiento interdisciplinario de ambas partes”

Casi cuatro años después, el 5 de septiembre de 2016, el alcalde de Quillacollo Eduardo Mérida Balderrama, y el rector interino de la UMSS Marcial Fernández Chile, suscribieron un convenio para: “promover y fortalecer las relaciones interinstitucionales mediante la realización de: tesis, trabajo dirigido, internado de práctica forense, para egresados en dependencias del Gobierno Autónomo Municipal de Quillacollo”.

El 24 de octubre de 2018 el alcalde de Quillacollo Zacarías Jayta Berrios, y el rector de la UMSS Juan Ríos del Prado, optaron por rubricar otro convenio para “desarrollar conjuntamente proyectos por convenio para la proyección, elaboración e intervención en el Parque Temático Playón Marquina, el mismo que será emplazado y construido por el Gobierno Municipal de Quillacollo”

Tres años después, el 21 noviembre 2021, el alcalde de Quillacollo Héctor Cartagena Chacón, y el rector de la principal Casa Superior de Estudios de Cochabamba Julio Cesar Medina Gamboa, firmaron otro convenio para: “contribuir a la formación teórica y práctica de los estudiantes egresados de la UMSS en sus diferentes modalidades como trabajo dirigido, práctica laboral o pasantía…”. En ese acto el rector replicó: “desde ahora trabajaremos conjuntamente”.

Hace 8 meses, más propiamente el 19 mayo de 2023, con la venia del Vicerrector de esa Superior Casa de Estudios Gerardo Carvajal, en un centro de expendio de bebidas alcohólicas, se firmó un convenio con un grupo de sindicalistas de Quillacollo, por el que se ofreció el título de “licenciados”, a las personas que detentan antigüedad, en el ejercicio de sus profesiones.

En esa ocasión, el director de la carrera de Comunicación, enfatizó: “en agosto, iniciarán las actividades académicas”.

El resultado de esas intenciones, se tradujeron en la insostenibilidad y la frivolidad. Consumidas además por la informalidad, excepto eventualidades.

Más “compromisos”

Días atrás, portavoces de la UMSS, arremetieron con anuncios de una mayor presencia en este municipio, sin ruborizarse siquiera de su nefasto historial.

Consecuentemente, la presencia de la “San Simón”, en el municipio de Quillacollo, podría ser calificada como un simple infortunio.

Sin embargo, no todo resulta ser negativo. Basados en esas desdichadas experiencias, obliga a considerar la puesta en marcha de una universidad propia, gestada directamente por la misma población.

Demanda encauzada y encargada a un auténtico Control Social, a un legítimo Comité Cívico, a genuinos delegados de los Distritos Municipales y otras instancias que representan a la población, porque las autoridades universitarias de la UMSS, por el desdén, el desaire y la negligencia demostrada, a la que se sumó el alcalde de Quillacollo, Cartagena Chacón, que ofreció en la etapa prelectoral, una Universidad Metropolitana para Quillacollo, tienden a ser calificadas como simples ardides.

Más de 3 mil bachilleres, promociona anualmente el municipio de Quillacollo, ellos tienen el inalienable derecho a una formación prioritaria, moderna, apropiada y competitiva para su futuro, y por justicia social y educativa, no merecen tamaña privación.

Johnny Fernández Rojas

Periodista y gestor cultural

Si nuestros contenidos son de utilidad, te invitamos a compartir en tus redes sociales: