Libro de la batalla de Boquerón se presentará en el Museo Inés Córdova

El libro “La gran batalla Boquerón. Guerra del Chaco. Memorias del general Marzana”, un testimonio del defensor boliviano sobre la heroica batalla que se libró del 9 al 29 de septiembre de 1932, será presentado el próximo viernes en la Casa Museo Inés Córdova –Gil Imaná, para que las nuevas generaciones conozcan la valentía de los soldados bolivianos.

La cita es a las 19h00 horas. La obra será comentada por los historiadores Diego Martínez, miembro de la Academia Boliviana de Historia Militar y Arturo Berasain del foro paceño.

Las memorias de Marzana fueron rescatadas por su hijo Jaime Marzana Ibargüen, quien explica que el libro pretende transmitir, a las nuevas generaciones, la realidad boliviana durante la batalla del Boquerón, su heroísmo y tragedia.

“Con todo respeto y admiración me permito entregar este legado de mi señor padre a toda la juventud y el pueblo de toda la Patria, que encierra el relato descarnado de una batalla sin paralelo en el mundo y la veracidad más pura en su contenido, pues refiere pasajes inéditos, citas de hechos negativos, actos de valentía, lamentos y medios muy requeridos para la subsistencia y defensa del fortín”, enfatizó.

La primera edición de esta obra data de 1991 y quedó agotada hace mucho tiempo. Una nueva edición fue repuesta por Carmelo Corzón, gerente propietario de Cima Producciones.

En el texto, a manera de corolario, también se leen dos pasajes emotivos del Diario de Campaña-Boquerón escrito por el coronel Alberto Taborga T, además de la lista oficial completa de los Defensores de Boquerón, de 30 jefes y oficiales, 619 de grados menores y soldados junto al croquis general del fortín que cuenta con la distribución de los puestos de comando.

El Teniente Coronel Manuel Marzana Oroza nació en Tarabuco, Chuquisaca, ingresó al Colegio Militar en 1907, prestó sus servicios en diferentes regimientos, puestos fronterizos, comando de divisiones, Consejo Superior de Guerra y Tribunal de Justicia Militar.

En enero de 1930 asumió el cargo de comandante del Regimiento Campos, del que es destituido, pero en 1932 por órdenes impartidas desde La Paz, vuelve a tomar el mando del cargo. Lo que siguió en esa valiente batalla, fueron 20 días en los que se escribió una epopeya del valor.

“Cuánta heroicidad en ambas partes”, relató Marzana en sus memorias y destacó  también la disciplina y serenidad de la que hicieron gala los defensores del fortín, de los cuales el 80% eran soldados novatos, incorporados al servicio militar ese año.

Marzana abordó en su testimonio las calamidades que tuvieron que afrontar en la defensa del fortín Boquerón, todo se agotaba, hasta las fuerzas físicas para seguir resistiendo. Escaseaba la munición, faltaban víveres, el agua disminuía en el pozo y los elementos sanitarios, para atender a los heridos, sólo la moral estaba intacta.

“En el destacamento Marzana estaban representadas todas las clases sociales de Bolivia, de todas las latitudes, como se puede apreciar por la nómina de sus 619 integrantes”, señaló por su parte, el historiador Roberto Querejazu en el prólogo del libro.

El texto se constituye en uno de los más preciados tesoros de la historiografía boliviana. El valor desplegado en Boquerón se reconoció hasta en el mismo Paraguay y en otros países, como Argentina.

El teniente coronel retornó a Bolivia en abril de 1936 con todos los oficiales y soldados prisioneros que lucharon junto a él. Querejazu destaca la modestia del hombre que, en vida, no quiso que se supiera de sus hazañas, por lo que la publicación de su obra se realizó después de su muerte.

Si nuestros contenidos son de utilidad, te invitamos a compartir en tus redes sociales: