Los delitos del cura pederasta no prescribieron durante estos años

El procurador General del Estado, Wilfredo Chávez, afirmó ayer que los delitos sexuales cometidos por el fallecido jesuita Alfonso Pedrajas no prescribieron y aclaró que las denuncias hechas por los exalumnos del internado colegio Juan XXIII, en Cochabamba, los legitima.

“Aclaramos que esto no habría prescrito de acuerdo con la normativa que hemos consultado a nivel de las defensas de los derechos humanos de los niños, niñas y adolescentes; tomando en cuenta, además, el tipo de delito que se ha cometido y la línea que sigue la Corte Interamericana de Derechos Humanos”, dijo la autoridad.

Indicó que está vinculado directamente al artículo 256 de la Constitución, que indica que “las relaciones internacionales y la negociación, suscripción y ratificación de los tratados internacionales responden a los fines del Estado en función de la soberanía y de los intereses del pueblo”.

Razón por la que, indicó, no habría obstáculo legal para que el caso no continúe.

También destacó que los exalumnos del colegio Juan XXIII desde el año pasado pidieron que se investiguen los casos de violaciones y abusos sexuales, pero recibieron una negativa de parte de la Iglesia.

“Lo más importante ha sido la actitud de las víctimas y de la asociación de los exalumnos, que han sacado el tema con fuerza, es la legitimidad de esta denuncia”, afirmó en entrevista con ATB radio. Añadió que este hecho descarta cualquier interés político, como se pretende hacer ver.

El diario El País de España reveló las confesiones hechas por el jesuita de abuso sexual a decenas de niños y adolescentes. De acuerdo con extractos del diario personal de Pedrajas, el delito habría sido cometido sobre más de 85 niños y adolescentes mientras fue profesor en Bolivia, en los departamentos de Cochabamba y La Paz.

El sobrino del jesuita halló el diario del pederasta y en 2022 contactó a la Compañía de Jesús en Bolivia para denunciarlo, pero no recibió respuesta alguna, por lo que después lo entregó a la Fiscalía española, que no mostró interés. El diario El País de España develó las agresiones tras una rigurosa investigación.

Los exalumnos del colegio Juan XXIII, donde se cometieron los delitos, denunciaron encubrimiento por parte de los miembros de la Compañía de Jesús.

“No solo por las reiteradas confesiones de Pedrajas Moreno a los provinciales catalanes y sacerdotes de dicha institución, sino por las denuncias interpuestas por los estudiantes en diferentes momentos, por lo que en todos los casos fueron expulsados del colegio”, se denuncia en parte del pronunciamiento de los exestudiantes.

Chávez reprochó la inacción de los representantes de la Compañía de Jesús en Bolivia y cuestionó que con su actitud incurrieron en un “encubrimiento sistemático”, lo que ahora podría ser tomado como una responsabilidad por omisión.

Chávez aclaró que este caso debe ser llevado adelante con información que se acopia respecto al delito de encubrimiento por parte de las autoridades religiosas que conocieron estos delitos y no hicieron la denuncia correspondiente.

La Fiscalía activó las indagaciones y conformó una comisión para investigar los delitos del religioso. La pesquisa es contra el autor o autores, encubridores o cómplices, por la denuncia de delitos cometidos en contra de exalumnos del internado de Cochabamba.

“Queremos la investigación penal de los hechos, que se establezcan las responsabilidades a los que han encubierto y que se dé la reparación de daños a las víctimas”, subrayó el Procurador.

Adelantó que solicitará el allanamiento de los sitios donde se produjeron los abusos.

El viernes se tomaron las declaraciones —en calidad de testigos— del representante Nacional de la Compañía de Jesús en Bolivia, Bernardo M.V., y del delegado para la Creación de Ambientes Sanos y Seguros en Comunidades e Instituciones Jesuitas, Osvaldo CH. P.

“Han declarado dos representantes de la Iglesia, no hemos notado una apertura como se hubiera esperado de ellos, eso podemos decir”, señaló.

Este caso fue declarado en reserva por 10 días por la Fiscalía debido a la gravedad del caso.

Luego de destaparse este caso de pederastia, la Compañía de Jesús suspendió a ocho sacerdotes que ejercieron como directores provinciales en los años en los que el padre apodado ‘Pica’ cometió los abusos sexuales. (Ahora el Pueblo)

Si nuestros contenidos son de utilidad, te invitamos a compartir en tus redes sociales: