ONU señala que Ortega y Murillo cometieron crímenes de lesa humanidad en Nicaragua

Un informe del Grupo de Expertos de Derechos Humanos señala al Estado y atribuye responsabilidades en la represión de 2018 a la pareja presidencial y a los mandos intermedios

El Grupo de Expertos de Derechos Humanos sobre Nicaragua (Ghren, por sus siglas en inglés), de la ONU, ha finalizado un año de trabajo y ha concluido que Daniel Ortega y Rosario Murillo cometieron crímenes de lesa humanidad en Nicaragua, en conjunto con siete instituciones estatales desde 2018, cuando las protestas sociales fueron reprimidas con balas de alto calibre por la policía y grupos paramilitares.

El informe, presentado este jueves en Ginebra (Suiza), constituye una prueba suficiente para activar el derecho penal. A diferencia del informe elaborado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que tras su investigación sugería la comisión de delitos de lesa humanidad; el de la ONU no solo los “prueba”, sino que también señala al Estado y atribuye responsabilidades específicas, que van desde la pareja presidencial a los mandos intermedios que materializaron en las calles la orden de “vamos con todo”, desencadenante de una violencia letal que dejó más de 355 muertos entre abril y septiembre de 2018.

“Una de las diferencias fundamentales de nuestro informe es la profundización en otros fenómenos que se generaron dentro de la espora de violencia del año 2018 hasta hoy en día”, explica Ángela María Buitrago, una de las expertas y exfiscal de Colombia. “El grupo de la CIDH tuvo un tiempo reducido de mandato y, por lo tanto, se centra en las muertes y los asesinatos realizados. Si bien, analiza elementos de contexto y elementos de cierres de espacios cívicos, no llega a profundizar en responsabilidad ni en rendición de cuentas, que es un aspecto clave de nuestro mandato”.

Así, la investigación de Naciones Unidas “encuentra motivos razonables para creer que estas violaciones y abusos fueron perpetrados de manera generalizada y sistemática por motivos políticos y que, verificados en todos sus elementos, permiten sostener la existencia de crímenes de lesa humanidad”. El grupo de expertos de la ONU resalta que “tiene motivos razonables para creer que autoridades del más alto nivel de la estructura del Estado, incluyendo al presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo, así como altos mandos de las jefaturas de la Policía Nacional, participaron en la comisión de los delitos documentados en el informe”. Además, el Ghren resalta que los mandos superiores y jefes de la Policía y del Sistema Penitenciario sabían o “debían haber sabido de los crímenes y violaciones cometidos por sus subordinados: “No adoptaron medidas preventivas y sancionadoras, a pesar de tener la capacidad efectiva de hacerlo”. EL PAÍS/HUELLAS

Si nuestros contenidos son de utilidad, te invitamos a compartir en tus redes sociales: