Organizaciones de prensa del hemisferio reclaman contra la injusticia y la impunidad

El gobierno de Venezuela, en un nuevo ataque contra la libertad de expresión, cerró la radioemisora Minuto 193.9 FM en el estado de Portuguesa y, según el Colegio Nacional de Periodistas, ya son 11 las estaciones de radio que han sido clausuradas en lo que va del año y previo al inicio de la campaña electoral en julio.

En el municipio cubano Pinar del Río, la Seguridad del Estado mantiene una ola represiva contra periodistas y activistas mediante registros domiciliarios, detenciones arbitrarias, confiscación de equipos. Esta semana arrestó y confiscó los equipos de Yosmaury Casares Soto y Raciel Álvarez Díaz, periodistas de Panorama Pinareño, según denunció el Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP).

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) denunció los constantes ataques a la prensa del presidente colombiano, Gustavo Petro. La organización aseguró que el mandatario continúa con su estrategia de «deslegitimar el periodismo» y que con ello «se agudiza el clima de hostilidad hacia la prensa».

También la FLIP recordó que el Estado, y particularmente el Presidente, tienen la obligación de garantizar condiciones óptimas para el ejercicio de la libertad de prensa.

En Rosario, Argentina, el Colegió de Abogados suspendió por seis meses a Leopoldo Monteli por haber escrito en septiembre de 2022, a través de X, que «el mundo será un lugar vivible cuando todos los días se ejecute a un periodista». La acción contra el letrado fue promovida por el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) y el Sindicato de Prensa de Rosario.

En el marco de su campaña «Voces que reclaman justicia», la SIP recordó al periodista y escritor mexicano Javier Arturo Valdez Cárdenas, asesinado hace siete años. Valdez denunciaba con valentía las actividades del crimen organizado, el narcotráfico y la corrupción pública. La campaña de la SIP busca perseverar en el reclamo de justicia y rescatar la memoria de periodistas asesinados durante las últimas décadas.

Por otra parte, la junta directiva del Premio Maria Moors Cabot, de la Universidad de Columbia, condenó a través de un comunicado la criminalización que vive el periodismo independiente en América Latina, citando los casos de José Rubén Zamora en Guatemala y Gustavo Gorriti en Perú, así como la persecusión contra el portal venezolano Armando.info.

Esta semana, un tribunal guatemalteco otorgó arresto domiciliario a Zamora, periodista y fundador de elPeriódico, quien lleva preso injustamente 658 días. «Saludamos esta primera y necesaria medida que hemos solicitado desde su encarcelamiento hace casi dos años, pero insistimos en reclamar su liberación inmediata», comentó Roberto Rock, presidente de la SIP.

Si nuestros contenidos son de utilidad, te invitamos a compartir en tus redes sociales: